los deseos del alma.

by - 8/02/2010

¿Cómo llenar el vacío inmenso de un alma taciturna que se pierde en sus abstractos pensamientos?

¿Cómo encontrar la dicha cuando la realidad es perceptible y cruel ante el más sublime de los sueños?

Dónde encontrar un refugio en el que los sueños se alimenten y no se desmoronen...
En dónde se encuentra la otra parte de mi alma cuando el mundo está en decadencia, cuando la felicidad y la esperanza se desvanecen en el sutil intento de mantenerlas cautivas.

El alma no es inmune a los destellos efímeros de la vida, sin embargo, la vida es inmune a los deseos del alma.

Taciturna

You May Also Like

2 comentarios